Blog

10Oct

Granada y la Reconquista del último reducto musulmán

Las guerras civiles que azotaron Castilla durante la Baja Edad Media habían permitido sobrevivir al Reino Nazarí hasta las postrimerías del siglo XV, cuando el fortalecimiento del poder real cristiano bajo el liderazgo de los Reyes Católicos acometió definitivamente la empresa de culminar el sueño de la Reconquista, abriendo así la puerta de la anhelada unidad peninsular.

Además, la situación interna que vivía el Reino Nazarí constituía una magnífica ocasión para inmiscuirse en la política granadina, ya que el último reino musulmán de la península vivía enfrentado entre los partidarios del zegrí Abul Hassan y los de su hermano El Zagal, quién consiguió hacerse con el trono en 1485, pero tan solo un año después, su hijo Boabdil (Muhammad XII) inició una nueva revuelta, apoyado por los abencerrajes, que desangraría el reino durante dos años más.

Así pues, en este clima de zozobra, los Reyes Católicos iniciaron las operaciones contra los nazaríes, que se centraron inicialmente en la conquista de dos plazas estratégicas como lo eran Loja y Alhama.

Los intentos de de llegar a un acuerdo entre Boabdil y su tío El Zagal, no impidieron a los castellanos realizar nuevas incursiones sobre la serranía de Ronda, Málaga y la propia Vega de Granada entre 1485 y 1487, en una de las cuáles Boabdil cayó prisionero, siendo liberado posteriormente tras renovar su juramento de vasallaje.

A partir de 1487, los acontecimientos se precipitan, iniciándose la ofensiva castellana desde el Reino de Murcia hacia la zona suroriental del emirato nazarí, donde una a una de forma paulatina fueron cayendo las principales plazas nazaríes, Vélez , Níjar, Mojácar, Almería, Baza y Guadix…así hasta llegar a Granada, que se encontraba aislada y rodeada por posesiones castellanas, lo que llevó a Boabdil a juzgar necesaria su rendición, aunque una revuelta popular le obligó a continuar la lucha hasta el final.

El  dos de enero de 1492 se rendía por capitulación el último reducto de la España musulmana. Poco después de que su último rey entregara las llaves de la ciudad a los monarcas católicos, la cruz de plata de la cruzada y el estandarte de Santiago ondeaban sobre las Torre del Homenaje de la Alhambra…Después de casi ocho siglos, la península regresaba al control de los reyes cristianos.

El escudo antiguo de la ciudad de Granada, del que se dice que ya se utilizaba en 1493, al año siguiente de la toma de la ciudad, es el que existe realizado en bordado de imaginería, en el Museo Histórico Municipal de Granada. La tradición popular atribuye su bordado a la propia Reina Isabel la Católica. El único dato que al mismo se atribuye documentalmente, es que fue restaurado en 1697 por Pedro Guillén.

Lo cubre una corona sin diademas, y está orlado de hojas renacentistas, bordado en plata y sus cuarteles en seda y pintados. En la parte superior figuran los Reyes Católicos sentados en sillones, en colores naturales. Bajo dosel de oro con flecos de plata, Fernando V, con corona, manto rojo con cuello de armiño y cetro en su mano derecha, viste a la usanza del siglo XVI y de su cuello pende el toisón de oro. Isabel I, con corona, manto blanco y cetro en su mano

Dejar un comentario

Debes estar registrado para comentar.