Blog

31Oct

La simbología de la granada para el judaísmo

La palabra “granada” proviene del latín pomum, “manzana” y  granatus, “sembrado” debido a su forma y a la cantidad de semillas que alberga en su interior.

Su origen lo podemos encontrar en la Antigua Persia (actualmente Irán) y su historia es conocida varios siglos antes de Cristo.

Cada civilización  imprimía unos valores a la granada.  Así  entre los griegos y los romanos, ocupaba un lugar destacado tanto en la mitología, como en la gastronomía y en la cultura en general. De hecho, los romanos consideraban a la granada símbolo del amor y la fecundidad.

En Egipto la granada se introdujo a partir del Reino Nuevo, ya que es desde entonces cuando aparece regularmente en las mesas de ofrendas, y cuando empiezan a aparecer recipientes en forma de granada. Sin embargo, donde realmente se han encontrado granadas ha sido en las ofrendas funerarias de las tumbas.

La simbología de la granada para el judaísmo

En hebreo, la palabra usada para referirse a la granada es rimón. Para el pueblo judío, la granada era símbolo de la concordia y estabilidad, apareciendo varias veces mencionada en la Biblia. Los hebreos recurrían a la granada del delta del Nilo como alimento restaurador y refrescante del trabajo de la esclavitud. En el templo de Salomón aparecen cientos de granadas coronando la parte alta de los capiteles de las columnas. También fueron utilizadas como ofrendas en el templo, sobre todo  cuando la población tenía que pagar el diezmo a las autoridades religiosas, o sea tenían que pagarles la décima parte de la cosecha del vino, aceite, trigo… y granadas. Del mismo modo, la granada era el regalo de boda preferido por el número de granos de la misma, que les llevaba a ser representantes de la descendencia de la familia y de la continuidad de la tradición. Fue considerada tradicionalmente como símbolo del amor y de la fecundidad.

Los árabes serían los encargados de introducir tan delicioso manjar en España, difundiendo su culto y  mostrando sus virtudes gastronómicas y medicinales.

Antes de que los árabes conquistaran la península,  ya se conocía como Garnata a una población, habitada sobre todo por cristianos y judíos, ubicada en lo más alto de la colina de lo que hoy es el Albayzín, que junto a Ilíberis (Elvira)  y Castella,  eran los núcleos de población más importante del territorio granadino.

Es a partir del dominio de la dinastía zirí cuando se acrecienta la antigua ciudad de Garnata pasando a ser conocida con el nombre de Granada, siendo adoptada esta fruta como emblema y símbolo de la ciudad  en su escudo y como símbolo de la Corona.

Tras el fin de la Guerra de Granada el 2 de enero de 1492, el antiguo Reino nazarí de Granada pasó a formar parte de la Corona de Castilla. Su símbolo, el fruto de la granada, se incorporó al escudo de la Monarquía Católica y continúa figurando en el escudo de España en la actualidad

Dejar un comentario

Debes estar registrado para comentar.